Inteligencia artificial en 2023

El panorama de la tecnología actual avanza de manera constante a una velocidad de vértigo. Gordon Moore ya anticipó esta escalada en 1965, cuando publicó un documento en la revista “Electronics” dictaminando que la complejidad de los circuitos integrados se duplicaría cada año. Esto dio lugar a la “ley de Moore”, cuya predicción ha permitido la proliferación tecnológica en todo el mundo.

Origen y usos de la IA

Para poder entender la importancia de lo que nos depara este año debemos conocer qué es y cuáles fueron los orígenes de la inteligencia artificial.

En la actualidad se define como la capacidad de un sistema para adaptarse a variaciones del entorno de modo que pueda improvisar y generar conocimiento propio para poder aplicarlo a situaciones desconocidas.

A lo largo de la historia existen tres cambios fundamentales que marcan las etapas de su evolución. En primer lugar el periodo de 1950 a 1970 en el cual se desarrollan los métodos y algoritmos de la IA. Desde este momento y hasta el año 1990 se produce el desarrollo de los algoritmos simbólicos y los sistemas expertos (también conocidos como sistemas de conocimiento). Por último, en la década de los 90 hasta la actualidad comienzan los avances con el aprendizaje automático (machine learning), y el aprendizaje profundo (deep learning)

Los usos de esta tecnología son muy variados. Podemos verla en sectores como el transporte, la industria, finanzas, salud…etc, aunque de manera general se agrupan en 3 secciones: robótica, procesamiento del lenguaje natural, y visión por ordenador.

Las aplicaciones en robótica permiten que las máquinas se ajusten al entorno mientras ejercen labores físicas. El área del procesamiento del lenguaje pretende ofrecer respuestas y traducciones automáticas además de la recuperación de información. y por último, la visión por ordenador permite el reconocimiento de objetos en imágenes, restauración de imágenes, y la reconstrucción de una escena.

La inteligencia artificial en la actualidad

Hace tan solo un año la mayor disrupción tecnológica era la web 3.0 y el metaverso, actualmente es la IA. Según la ley de Amara el ser humano tiende a sobreestimar los efectos de una tecnología a corto plazo y subestimar su efecto a largo plazo, sin embargo, eso no ha frenado el desarrollo de esta tecnología que se ha infiltrado entre nosotros sin que fuésemos realmente conscientes. Podemos encontrar la IA en un ecommerce cuando añadimos un producto al carrito, en una transacción bancaria, en nuestro propio smartphone cuando ponemos la cara para desbloquearlo, y en muchas más situaciones cotidianas.

El hype por esta tecnología se disparó en 2022 tras experimentar aplicaciones con DALL-E o StableDiffusion (una inteligencia artificial que dibuja a partir de un texto descriptivo). Esto ha generado que el sector empresarial invierta cada vez más en IA. Según un estudio de IDC, la inversión en esta tecnología alcanzará los 53.500 millones de euros este 2023, lo que supone un incremento del 3,4% respecto al año anterior.

Nosotros, desde Syltec, también apostamos por este tipo de avances. Actualmente estamos desarrollando varios proyectos para el sector empresarial y sanitario.

En el primer caso se trata de “virtual Intelligent Trainer” (VIT) cuyo objetivo es dotar a los departamentos de recursos humanos de una plataforma capaz de analizar de manera automática la idoneidad de un candidato generando unos reportes que pueden ser evaluados posteriormente, y de otorgar a las empresas un entrenamiento de sus modelos de evaluación de respuestas.

Captura de la aplicación virtual intelligent trainer

En el caso del sector de la sanidad, por un lado tenemos T-IA, una aplicación destinada a clasificar el grado de urgencia de una afección y ofrecer al usuario una serie de indicaciones a realizar. Por otro trabajamos en el proyecto AHMP cuyo objetivo es analizar los parámetros biométricos de los usuarios. a la par que los hábitos y macronutrientes de los elementos ingeridos, con el fin de predecir patologías o enfermedades que puedan derivar de una mala alimentación y forma física.

La afección de la IA también es relevante en sectores como el energético ayudando a una mejora de la eficiencia de la industria, el desarrollo de energías sostenibles más avanzadas, la seguridad y el control de rendimiento de los diferentes sistemas, y el sector financiero, que maneja grandes volúmenes de datos y se ve favorecido con un incremento de la precisión y rapidez de las transacciones financieras, y una mejor comprensión de las tendencias del mercado.

Sin duda, algo que va a marcar un gran avance este año es la programación asistida con inteligencia artificial. La IA no sustituye al programador, en su lugar ofrece soluciones, correcciones, y avisos sobre vulnerabilidades que puede solventar generando código de manera automática.

Como podemos observar la inteligencia artificial o IA sigue cambiando y cada día surgen más aplicaciones basadas en este tipo de tecnología. La evolución tecnológica crece a pasos agigantados, y en Syltec nos sentimos orgullosos de poder seguir el ritmo y aportar nuestro granito de arena a esta gran montaña que es la inteligencia artificial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.